Por el derecho a defender nuestros derechos

Lideresas indigenas comparten conocimientos con sus comunidades

Escrito por Morelia Morillo de la Fundación de Mujeres del Agua

9 de diciembre de 2014 San Ignacio 010

A finales de noviembre, cuando las participantes del Programa de Fortalecimiento de Liderazgo visitaron la comunidad de Mapaurí, fueron recibidas con cierta indiferencia.

Mapaurí es una comunidad pemón ubicada a 50 kilómetros de Santa Elena de Uairén, la capital del municipio Gran Sabana en el sureste profundo de Venezuela, un sitio en donde con frecuencia se toma mucho licor y se producen escenas de violencia familiar.

Las lideresas llegaron para compartir con sus paisanas en torno a Género y Cátedra Indígena, las dos materias abordadas durante su formación, y se toparon con que precisamente, el día anterior, un hombre borracho había golpeado a su esposa.

Muchos sentían temor ante los paisanos visitantes, creían que denunciarían al agresor y por eso se alejaron del grupo, mientras que algunas abuelas y madres jóvenes se acercaron para escuchar los planteamientos de las lideresas.

En Mapurí, Ceferina Ayuso y Alicia Lanz, ex capitana y capitana de las comunidades pemón de San Ignacio de Yuruaní y Kawí, hablaron acerca del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, se refirieron no sólo a la violencia física sino también a las agresiones sicológicas, al embarazo en las adolescentes, a las enfermedades de transmisión sexual y a la necesidad de hablar con los muchachos y muchachas francamente acerca de los métodos de prevención.

Alicia Lanz, una mujer con más de 35 años de vida en pareja y 18 hijos, habló de su propia experiencia y de la manera en que la comunicación y el respeto beneficiaron la convivencia en su hogar. De entre las asistentes comenzaron a salir dolorosos testimonios y al menos dos de ellas solicitaron que se den más talleres para invitar a sus maridos y que estos escuchen, aprendan y cambien para bien.

20 de noviembre de 2014 Mujeres del Agua en Mapauri  021

Al despedirse, Celina Daniels, la facilitadora de Género, colocó en manos de cada una de las madres y abuelas del lugar la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y se comprometió a volver para continuar aprendiendo y mejorando juntas.

En San Ignacio, a donde acudieron a principios de diciembre, compartieron acerca de las tradiciones y de la importancia de que las madres y abuelas enseñen a los más jóvenes a hacer kachiri y parakari, bebidas tradicionales, a hilar algodón, a tejer hamacas, sebucanes y otras piezas utilitarias.

Benedicta Asis, una de las facilitadoras de Cátedra, recordó que anteriormente abundaba la cacería porque los abuelos cantaban y ahora “los animalitos están muy mañosos porque no tienen esos cantos”.

Benedicta y Divizay Delfino dejaron claro que el propósito no es volver “al guayuco”, al vestuario que empleaban hace un siglo, pero si practicar lo mejor de sus costumbres.

Divizay lo dijo así: “Nosotros, como indígenas, tenemos una cultura ambientalista, de mucho respeto. Sin embargo, tratando de imitar a los otros nos estamos destruyendo”.

En cuanto al desempeño del liderazgo, Divizay recordó que por tradición el liderazgo en las familias y comunidades pemón es compartido: “Tenemos que buscar la manera de complementarnos porque tradicionalmente el liderazgo siempre fue entre dos”.

También en San Ignacio se habló de violencia de género y Celina Daniels explicó que entre los pemón se aceptan lo que ella llamó “formas de violencia sutiles”, como atender primero a los hombres a la hora de comer o negarle a la mujer la posibilidad de opinar.

“La propia cultura te ensena que, como mujer, debes callar el maltrato del cual eres víctima en la relación de pareja”, dijo Celina.

Mercedes Castro, otra de las participantes del programa, reflexionó en cuanto a la importancia de la ley, pero al mismo tiempo dijo que, a veces, son las mujeres las causantes de los problemas, “cuando no atendemos el hogar, cuando bebemos. “Sin hablar no hay mejoría dentro del hogar y nosotras las mujeres tenemos ese conocimiento desde el amor”.

“Si llegamos solamente con esto, con estas leyes, estamos erradas también”, dijo Mercedes Castro, madre de cuatro hijos con más de 10 años de vida junto a su marido.

En la comunidad de El Paují, a 80 kilómetros de Santa Elena, un lugar en donde se ha hecho muy frecuente el embarazo temprano, una situación que ciertamente afecta a buena parte del municipio, Carmen y Elba Benavides, otras de las participantes y sus facilitadoras también hablaron de las costumbres indígenas y Benedicta Asis compartió con los estudiantes algunos de los cantos.

Pero especialmente se dedicaron a dialogar, con más de 40 muchachos y muchachas, con padres, representantes, con los maestros y maestras, en cuanto a la necesidad de conversar sinceramente, de sexo, de los métodos anti conceptivos y de la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Ella percibió que algunos profesores piensan que “el sexo es malo”. “El sexo no es malo, si hasta los mosquitos, las libélulas lo hacen”, dijo ella, quien insistió en que lo importante es hacerlo con información y responsabilidad y a buen tiempo, no siendo niños y niñas.

Archivos