Por el derecho a defender nuestros derechos

Una nueva herramienta: Mapa de Justicia Ambiental

Con la multitud de conflictos y resistencias surgiendo en el mundo con carácter socio-ambiental, mas y mas organizaciones se están uniendo a la lucha apoyando en diferentes maneras.

Mapa de Justicia Ambiental

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Mapa de Justicia Ambiental “EJ ATLAS” en Ingles –http://ejatlas.org/– documenta las experiencias de comunidades en resistencia en un espacio virtual, donde todos los que traten el tema de justicia ambiental pueden encontrar información y grupos en resistencia, por país, industria y empresa.

La pagina reporta que “el mapa muestra una historia de devastación ambiental y expoliación, de eco-cidio y de eco-separatismo, pero también es una historia de resistencia, de comunidades en movilizadas para luchar frente a muchos obstáculos. De todos los casos que actualmente están en el mapa, 17% son casos exitosos para la justicia ambiental. Se han ganado batallas legales, comunidades se han fortalecido, y el acceso a áreas colectivas fue demandado. Estas victorias muestran el poder de la protesta social y de la habilidad que tienen comunidades a impactar y hasta cambiar las políticas.”

Además EJ Atlas ha publicado su análisis de lo que las resistencias hasta el momento han revelado:

“1) Conflictos ecológicos están incrementando en todo el mundo, y son impulsados por la gran demanda de materiales de las subsecciones mas ricas de la población global. Los que mas sienten el impacto son las comunidades mas pobres y marginalizadas, quienes no tienen el poder político para asegurarse acceso a justicia y a salud ambiental.

2) Ambas viejas y nuevas maneras (fracking, servicios eco- sistemas) de extracción están expandiéndose por todos los continentes. Mucha de esta expansión es en lugares de difícil acceso y en los últimos ecosistemas prístinos que quedan en el planeta, que a menudo están ocupados por comunidades indígenas y subsistentes.

3)La actual ola de áreas enclaustradas nos esta llevando a la destrucción imprudente e irreparable del medio ambiente, incluyendo el agotamiento y la contaminación del agua, degradación de la tierra, y la liberación de sustancias tóxicas peligrosas, así como la pérdida de control de la comunidad sobre los recursos necesarios para su subsistencia. Grandes extensiones de tierra y enormes cantidades de agua están bajo amenaza. Los problemas mundiales como el cambio climático no se están abordando, mientras que “falsas soluciones” como las compensaciones de carbono están conduciendo a una distribución más desigual del espacio ambiental.

4) Las injusticias ambientales involucran una red variada de actores, incluyendo a agentes empresariales ya operando con inversiones de capital en proyectos de gran escala de recursos naturales, así como los nuevos actores financieros que buscan la rentabilidad del capital. La inversión se está alejando de los patrones tradicionales  coloniales Norte-Sur, con el ascenso de potencias emergentes augurando un cambio hacia un régimen más policéntrico de los flujos de recursos.

5) La resistencia popular está surgiendo igual como las amenazas crecen. Las comunidades están luchando para recuperar el control de sus recursos y afirmar su derecho a un ambiente sano. Formas de acción incluyen medios formales, tales como denuncias y casos legales ante las cortes, el cabildeo del gobierno y referendos, así como la movilización informal incluyendo protestas en las calles, bloqueos y ocupación de territorios, entre otros.

6) Las empresas siguen disfrutando de impunidad corporativa generalizada, por abusos contra los derechos humanos y del ambiente. Las empresas siguen con sus actividades aun cuando hay gran protestas comunitarias, y en algunos casos confían en sus fuerzas de seguridad privadas y gobiernos afines para suprimir la resistencia. El aumento en la persecución y la violencia dirigida a activistas defensores del medio ambiente está vulnerando los derechos humanos.

7) El aumento de la responsabilidad empresarial, a diferencia de la responsabilidad empresarial voluntaria, y la reducción del consumo son las únicas formas de detener la propagación de los conflictos ecológicos en todo el mundo. El monitoreo continuo y la movilización de los grupos de ciudadanos también es esencial.

8) En medio de las historias de devastación ambiental y despoliación, también vemos muchos casos de victorias de justicia ambiental, con casos judiciales ganados, la cancelación de proyectos y la recuperación de los bienes. La resistencia de las comunidades afectadas es la clave para avanzar hacia una economía más equitativa y sostenible.”

Traducido por ULAM, Fuente: http://ejatlas.org/

Archivos