Por el derecho a defender nuestros derechos

Intimidación en Guatemala

Cesen las intimidaciones contra mujeres demandantes en Guatemala

A quien corresponda:

Escribo la presente misiva  debido a las acciones de amenaza e intimidación perpetradas contra mujeres en situación de pobreza y analfabetas, de origen Maya-Q’eqchi, que viven en la comunidad rural aislada, Lote 8, en el municipio de El Estor, Departamento de Izabal, Guatemala. Estos actos de presión – orquestado directamente por y de parte de la Compañía Guatemalteca del Níquel (CGN) – procuran presionar o coaccionar a las mujeres para que desistan de las tres demandas interpuestas en Canadá en contra de Hudbay Minerals, HMI Nickel y el mismo CGN.

Nickel smelter in El Estor

Nickel smelter in El Estor

Las mujeres de Lote 8 que están siendo blanco de estas agresiones son demandantes en una de las demandas interpuestas ante los tribunales canadienses contra la empresa canadiense Hudbay Minerals y su empresa subsidiaria HMI Nickel Inc y en contra de CGN que antes era propiedad de Hudbay Minerals. Dichas demandas refieren a: la violación en grupo de 11 mujeres de Lote 8 el día 17 de enero de 2007; el asesinato del dirigente comunal Adolfo Ich el día 27 de setiembre de 2009 y las lesiones por disparo (que provocaron parálisis) sufridas por el poblador German Chub el 27 de setiembre de 2009.

Desde el año 1995, vengo siendo co-director de Derechos en Acción, una pequeña organización sin fines de lucro que financia proyectos  de desarrollo comunitario, protección del medio ambiente, ayuda de emergencia y de derechos humanos en Honduras y Guatemala. Desde inicios de los años 2000 venimos trabajando en la Región El Estor. Luego de reanudarse los desalojos forzosos y actos de represión en El Estor en el año 2005, su población y las organizaciones con las cuales trabajamos empezaron a buscar ayuda humanitaria y en materia de derechos humanos.

Aún sin participar directamente en las demandas interpuestas, Derechos en Acción apoya al pueblo Q’eqchí en su derecho a la verdad, la justicia y la reparación integral ante los tribunales guatemaltecos, los foros internacionales y los tribunales de Canadá. Este trabajo forma parte de nuestra labor general que busca fortalecer las instituciones democráticas y el estado de derecho. Creemos en y apoyamos el derecho de las demandantes a un juicio justo, la justicia y la reparación integral.

Durante el último mes, venimos recibiendo informes de Guatemala con respecto al recrudecimiento de amenazas e intimidaciones. En resumen, empleados de CGN al parecer estarían proporcionando pequeñas cantidades de dinero a ciertos hombres de la comunidad Lote 8 – algunos son dirigentes comunales, algunos son los esposos de las demandantes — y todos son de origen muy humilde; todos o la mayoría son analfabetos; todos o la mayoría de ellos hablan español de manera limitada, como un segundo idioma.

A través de estos hombres de Lote 8 y directamente en las reuniones en los locales de CGN, esta empresa CGN está “ofreciendo” – con amenazas implícitas por el no cumplimiento – cantidades de dinero (que oscila de q100.000 a q2.000.000 quetzales) y un título de propiedad seguro (¡de su misma propiedad en el Lote 8!) a cambio de que las mujeres desistan de su demanda en Canadá. A estas alturas, se dirigen directamente a ciertas demandantes, presionándolas para que “convenzan” a las otras demandantes para que desistan de la demanda.

Se ejerció presiones similares anteriormente contra los otros demandantes – German Chub y particularmente Angelica Choc – en sus comunidades de origen, La Unión y El Estor. La presión se base en difundir mentiras para fomentar la animosidad, la desconfianza y la división entre miembros de la comunidad, entre vecinos e incluso dentro de una misma familia.

Los rumores y las distorsiones difundidas por empleados de CGN incluyen declaraciones falsas aseverando que algunas de las mujeres de Lote 8 ya habrían recibido dinero (incluso hasta 2.000.000 quetzales) por su participación en las demandas y que no están compartiendo dicho dinero entre las otras mujeres.  Diseminar estas mentiras, particularmente entre personas en una pobreza profunda e histórica es algo que crea confusión, desconfianza y división entre las mujeres, sus familias y los miembros de la comunidad.

Esta ola más reciente de amenazas recrudeció luego de la publicación el 22 de julio de 2013 de la decisión de la Corte Superior de Justicia de Ontario (Choc vs. Hudbay Minerals Inc., ONSC 1414) que determinó, entre otras cosas, que se oirán las tres demandas en los tribunales canadienses y que Hudbay sea responsabilizado por los daños sufridos por los demandantes, y que deriven en procesos contra CGN en los tribunales canadienses, no sólo porque antes era una compañía subsidiaria de Hudbay pero como empresa guatemalteca con su propia responsabilidad.

Tanto Hudbay como CGN saben que ninguno de los demandantes ha recibido dinero alguno a consecuencia de estas demandas. ¡Aún no se da el proceso judicial que determinará el mérito de la denuncia! La decisión del 22 de julio de 2013 del Tribunal Superior de Justicia trataba solo del tema pre-juicio, que confirma que los demandantes tienen derecho de ir a juicio. Si procede un juicio, podrá demorar años en resolverse, y a estas alturas, no se podrá saber si los demandantes ganarían en un juicio.

Pero no sólo difunden mentiras diciendo que algunas mujeres recibieron dinero de las demandas y se niegan a compartirlo sino que se dieron ataques aún más feroces. En el caso de una de las mujeres demandantes, una de las víctimas de la violación en grupo de enero 2007, quien sufrió un aborto a consecuencia de la violación, durante reuniones públicas, representantes de CGN han aseverado que es mentira y que de ser cierto, que la mujer debe enseñar donde está enterrado el feto. En otra reunión que se realizó en el edificio de CGN, una de las mujeres demandantes se desmayó a raíz de la presión ejercida contra ella por todos los hombres reunidos allí.

Las amenazas y el amedrentamiento contra las mujeres, directamente en sus casas y comunidades así como también en las reuniones en los edificios de la CGN (en El Estor), son intentos ilícitos de socavar las demandas en Canadá y por tanto, constituyen un peligro y podrán llevar a más violencia y represión en  la comunidad d Lote 8, e incluso muertes.

Es importante notar que CGN es una parte demandada en dos de las demandas en Canadá y posiblemente tendrá que defenderse ante un tribunal, pero CGN no es una parte demandada en el caso de las violaciones en grupo de las 11 mujeres de Lote 8. Por tanto, de manera ilegal y peligrosa, CGN está ejerciendo presión contra las mujeres de Lote 8 a desistir de sus demandas contra Hudbay Minerals y HMI.

Derechos en Acción exhorta a Hudbay Minerals y CGN a tomar todas las medidas necesarias para asegurar que ningún personal de su compañía — ya sea empleado o trabajador contratado – participe de estas acciones que solo resultarán en mayores daños e incluso muertes.

Derechos en Acción solicita que Hudbay y CGN declaren públicamente que harán todo lo necesario para respetar el estado de derecho e incluso, el derecho a un juicio justo por parte de los demandantes y los demandados.

Derechos en Acción hace un llamado al gobierno de Canadá mediante su embajada en Guatemala, solicitando que haga una declaración pública a favor del estado de derecho en Canadá y que el derecho a un juicio justo por parte de los demandantes y los demandados se respetará y se protegerá.

Atentamente,

Grahame Russell, director Rights Action (Derechos en Acción) (Canada)
(Box 552) 351 Queen St. E.
Toronto, ON, M5A-1T8, Canada
info@rightsaction.org

Archivos