Por el derecho a defender nuestros derechos

Día de la mujer en Ecuador

Les invitamos a escuchar nuestro sexto programa de “WARMI Voces y Acción”, especial por el Día Internacional de la Mujer, transmitido el 11 de marzo de 2014. Escúchenlo en el archivo de Punkuradio.com
SDC11305 WVA 6
También puede encontrarlo en radioteca.net
 

 

LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LA NATURALEZA COMO CENTRO DE LA DEFENSA DE LAS MUJERES: LA DIGNIDAD DE LA LUCHA DE LAS DEFENSORAS DE LA PACHAMAMA

Frente de mujeres defensoras de Pachamama

 

El 8 de marzo se conmemora la lucha de las obreras de Chicago a fines del siglo 19, inicios del 20 por mejores condiciones de trabajo y la reducción de la jornada laboral. Esta es una fecha de las mujeres de las clases trabajadoras que luchan por sus derechos como parte de las clases sociales oprimidas por el capital, y por liberarse de la explotación que pesa sobre ellas por el hecho de ser mujeres.

En las últimas décadas, con el agudizamiento de la crisis global a nivel mundial y la expansión de las industrias de explotación de recursos a gran escala, las mujeres han venido siendo parte activa en la lucha por los derechos ambientales y de la Naturaleza. Un claro ejemplo de ello es la resistencia a la minería que en todo el mundo convoca con gran fuerza a las mujeres, quienes son directamente impactadas en su vida desde el momento mismo que una empresa minera se apropia de los territorios en donde están asentadas sus comunidades.

Ecuador no ha sido la excepción. La resistencia por la defensa de la Vida, la Soberanía, el Agua, la Pachamama, ha convocado a miles de mujeres que han estado en primera línea reclamando por derechos fundamentales como el de vivir en un ambiente sano.

En el caso de Azuay, desde el año  2005, comienza con mayor fuerza las preocupaciones de algunas personas y grupos de las comunidades como Molleturo, Tarqui y Victoria del Portete sobre la presencia de las compañías International Mineral Corporation (IMC) y Iamgold (en el caso de las dos últimas) en sus territorios, las cuales se encontraban realizando actividades de exploración sin que hayan existido proceso de información ni Consulta.

Mujeres de estas comunidades comienzan a enrolarse poco a poco en el movimiento que se iba gestando, muchas de ellas sin ninguna experiencia previa en este tipo de luchas. Comienzan a participar y a informarse sobre los impactos de la minería, los derechos que han sido violados por el Estado y los gobiernos al no haber cumplido con su obligación constitucional de informarles y consultarles, así como los derechos que se ponen en riesgo con la explotación minera que tendrán implicaciones no sólo para la actual sino para las futuras generaciones y para el planeta mismo.

Todo esto sensibiliza a las mujeres, más todavía siendo ellas productoras de pequeñas unidades, es decir, que su vida está totalmente ligada a la tierra y el agua. Así reflexiona Francisca Zhagüi, Presidenta del Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama, de la comunidad San Pedro de Escaleras de Victoria del Portete, respecto a la posibilidad de la contaminación minera: “…lo que más es que contamina la tierra”, dice ella, y el agua la base principal, que eso es la vida de nosotros, y cuando ya termine nuestra Madre Tierra, entonces cómo, dónde vivimos… bueno nosotros ya sé que nosotros ya vamos a morir, pero, y ahora de los que vienen: ¿cómo van a vivir?, ¿en dónde van a vivir?, ¿con qué van a vivir?”.

Las mujeres ponen así derechos fundamentales como la vida, el agua, el ambiente sano, el trabajo, entre otros, como centro de sus demandas intrínsecamente unidas a la protección de la Naturaleza, más concretamente Pachamama o Madre Tierra. Así lo expresó Elsa Urgilés de Molleturo, Vocal del Frente, ante el Defensor del Pueblo de Ecuador el 2 de mayo de 2013: “Nuestra descendencia un día van a nacer, crecer y vivir, ¿en qué?, ¿en un desierto? Nuestra Madre tierra, la sangre de ellas es las minas, ¿de dónde sale el agua?… ¿dónde estamos nosotros? Estamos sobre la tierra y necesitamos vida.”

Este sentimiento profundo moviliza a miles de mujeres que van a participar en forma activa durante las protestas y medidas de hecho, especialmente en el 2007 cuando la Coordinadora Nacional por la Defensa de la Vida y la Soberanía convoca a un levantamiento nacional contra las mineras. A pesar de la gran cantidad de mujeres que participan, la representación y vocería del movimiento estaba mayoritariamente acaparado por hombres.

En febrero de 2008 se conforma el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama, con mujeres de las parroquias Victoria del Portete, Tarqui y Molleturo, y también de la ciudad de Cuenca, las que se habían conocido a raíz de la conformación de la CNDVS y habían coincidido en la necesidad de crear un espacio organizativo dirigido a fortalecer y visibilizar la presencia de las mujeres en la resistencia contra los megaproyectos de minería.

En marzo de 2008, el recién constituido Frente es anfitrión del Encuentro Latinoamericano de Liderezas “Por el derecho a defender nuestro derechos”, al que asisten mujeres provenientes de comunidades afectadas por minería en Guatemala, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia. Como resultado de este Encuentro se conforma la Unión Latinoamericana de Mujeres – ULAM. El 2 de abril de 2008, un día después del Encuentro, es privada injustamente de su libertad Francisca Zhagüi Chuchuca, actual Presidenta del Frente de Mujeres, en medio de una nueva movilización en exigencia de que la Asamblea Nacional Constituyente emita el denominado MANDATO MINERO. Si bien fue liberada al día siguiente, se le inicia un juicio por “obstaculización de la vía pública”, el cual fue amnistiado en julio de 2008.

Así, tanto los antecedentes como el contexto en el que se forma el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama, las lleva a una profunda reflexión para establecer sus fines y prioridades de su organización. Las mujeres entienden que no se puede solamente hacer una lucha contra la minería sin cambiar la estructura económica, social, política y cultural sobre la que se sustenta el saqueo minero y por ello se plantean un fin mucho más amplio que la resistencia contra las mineras, como consta en el Art. 4 de su Estatuto: “Demandar la aplicación de un régimen de desarrollo soberano de la sociedad ecuatoriana que: privilegie lo humano en armonía con la Pachamama; garantice el bienestar de hombres y mujeres en un sentido integral con la satisfacción de sus necesidades básicas y fundamentales; reconozca y responda a la diversidad cultural, étnica, de género, generacional; defienda nuestro patrimonio natural; garantice la vigencia plena de los derechos humanos, la equidad y justicia en todos los órdenes de la sociedad”.[1]

Para ello se vuelve fundamental en el activismo de las mujeres la lucha por los Derechos Humanos y de la Naturaleza, y en especial “el derecho a defender estos derechos” como lo manifiesta la consigna adoptada por el Frente y por la ULAM.  Las mujeres comienzan entonces a tomar conciencia de su labor como DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS y de los riesgos a los que están expuestas en medio del conflicto con las corporaciones mineras, ya que el Estado y gobierno, lejos de protegerlas como lo establecen los convenios internacionales y la Constitución, las criminaliza.

Siendo ellas mismas blanco de la represión, persecución y judicialización, buscan mecanismos de protección y de legitimación de su labor, al tiempo que realizan distintas acciones y acuden a instancias para reclamar por los derechos colectivos que han sido violados.

Luego de 6 años desde su constitución el Frente de Mujeres Defensoras de la Pachamama, siendo una organización de base, pequeña y sin mayores recursos, ha cumplido un importante papel en la exigencia y defensa de los Derechos Humanos, ambientales, de género y de la Madre Tierra, a través de la movilización, la protesta, la denuncia, la presión, concientización de la población y la difusión de la problemática minera.

Las Defensoras de la Pachamama se han convertido así en un referente de la resistencia por la Vida y la Soberanía frente a la imposición de los mega proyectos mineros de Rio Blanco y Quimsacocha.

Archivos