Por el derecho a defender nuestros derechos

Comunicado Urgente: ULAM

Comunicado ULAM

COMUNICADO URGENTE:
DESDE NUESTROS PUEBLOS Y TERRITORIOS, ENVIAMOS ESTA COMUNICACIÓN Y ACUERPAMIENTO, COMO RED DE SANADORAS ANCESTRALES DEL FEMINISMO COMUNITARIO EN GUATEMALA, INTEGRANTE DE LA ALIANZA FRENTE A LA CRIMINALIZACION CONTRA DEFENSORAS Y DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS Y BIENES NATURALES –AFC-, DADO LOS ULTIMOS HECHOS QUE PERJUDICAN LA VIDA DE NUESTRA HERMANA LORENA CABNAL.

Somos hermanas que desde nuestros pueblos y territorios ancestrales estamos tejiendo nuestras sabidurías colectivas, nuestros sueños, nuestros pasos, para defender nuestros territorios y nuestros cuerpos, tantas veces agredidos por los patriarcados, el racismo, el capitalismo y el colonialismo. Tenemos heridas en nuestras memorias, de los dolores sufridos por nuestras abuelas, por nuestras madres, por nosotras, y por nuestras hijas.
Abrazamos la pluralidad de cosmovisiones de los pueblos que aportan en estos tiempos a tejer la Red de la Vida, saludamos a las hermanas que desde territorios ancestrales se convocan y autoconvocan para aportar desde la pluralidad de sus saberes en los diferentes caminos para romper las hegemonías patriarcales y de opresiones sobre nuestro territorio cuerpo y sobre el territorio tierra.
Es por eso, que frente a intervenciones del mundo académico y de algunas personas que buscan desacreditar nuestros saberes colectivos, nuestros modos de sentipensar al mundo, atacando la legitimidad de hermanas como Lorena Cabnal, que es parte de nuestra Red, abrazamos, acuerpamos a nuestra hermana, y decimos también que nuestros saberes son colectivos, ¡que no se reconocen en los ejercicios académicos que privatizan los conocimientos y la palabra!.
Hemos creado esta Red, para sanarnos, para enfrentar los golpes, y para crear nuevos mundos que podamos habitar, donde no seamos estigmatizadas, perseguidas, señaladas, agredidas.
Conocemos por herencia de nuestras abuelas, madres y ancestras, los secretos de las plantas, de los ríos, de las montañas, del sol y de la luna. Vivimos en diálogo con la naturaleza de la que somos parte, y entre nosotras. Cuando alguna sufre una agresión, nos acuerpamos, nos acompañamos, para que la respuesta sea comunitaria, para que no haya soledad, y para tener energía en la defensa de nuestros procesos de resistencia y de emancipación.
Entre nosotras reconocemos nuestros saberes como hilos que están tejidos desde la cosmogonía de los pueblos ancestrales, pues reconoce los saberes plurales, en tanto su compromiso vital es aportar a tejer nuevamente la red de la vida, que no compiten, ni se disputan propiedad privada de conocimientos, porque sería una incoherencia cosmogónica.
Reconocemos así nuestra autoridad epistémica para nombrar nuestras opresiones pero también nuestras emancipaciones y de esta manera hemos ido tejiendo desde la pluralidad de feminismos comunitarios, nuestras interpretaciones.
Los feminismos comunitarios en Guatemala estamos en diversos territorios. Somos hermanas de distintos pueblos. Nos hemos ido acuerpando en territorios.
Mirando críticamente los saberes que reproducen opresiones y fundamentalismos, y accionando para convocar la liberación de nuestros cuerpos y espíritus a partir de nuestros encuentros.
Los feminismos comunitarios en Guatemala existimos, y exigimos respeto por nuestros saberes, por nuestras prácticas, por nuestros procesos tan complejos, que realizamos en el contexto de un régimen militarizado, de las agresiones de las empresas transnacionales, y de los variados modos de oprimirnos del patriarcado, incluso del patriarcado ancestral originario que pervive en nuestras comunidades.
Es mucho el dolor que existe en nuestros cuerpos y territorios, y cotidianamente lo estamos enfrentando desde lo que nombramos como: “sanando desde la energía vital de la ternura, entre nosotras y con la naturaleza”, porque es una relación de reciprocidad sanadora. Cuando creamos esta red de sanadoras, nos dijimos que sanando a una, sanábamos todas, y que cuidando a cada una, nos cuidamos entre todas. Este modo de estar, que valora las diferencias entre nosotras, pero rescata los tejidos comunitarios que se realizan en los pueblos en los que vivimos, tiene la alegría de caminar hacia la creación de redes de vida, que no aceptamos que sean privatizadas, ni desconocidas por otras experiencias, o por personalidades que sentimos que no han caminado con nuestras experiencias desde cuerpos criminalizados, perseguidos, estigmatizados, con órdenes de captura y provenientes de estados de sitios, con lo cual tampoco han caminado en nuestros pueblos, ni saben de los esfuerzos que cada día hacemos, para sobrevivir, y vivir bien, para crear nuestra propia manera de luchar, de sanar, de aprender, de seguir soñando, en comunidad.
¡Desde nuestros territorios, en la red de la vida, saludamos los feminismos del mundo y exigimos respeto a nuestros saberes generados en comunidad, con aportes desde lo individual y colectivo, que no son propiedad privada de nadie!
¡Convocamos y hacemos llamados a acuerpar nuestro posicionamiento, a no dejarnos engañar y evitar la confrontación. Fortalezcamos la unidas con amor en la red de la vida, en la defensa de nuestros territorios, en la defensa de la vida!.
¡Te abrazamos hermana Lorena Cabnal, abrazamos tu energía, fuerza, luz y sabiduría, acompañamos tu camino que es nuestro camino, gracias por tu amor a la vida, gracias por tus semillas de aliento, semillas de sanación, gracias!

RED DE SANADORAS ANCESTRALES, DEL FEMINISMO COMUNITARIO EN GUATEMALA
Integrante de la alianza frente a la criminalización contra defensoras y defensores de derechos humanos y bienes naturales –AFC-.
IXIM ULEW KYEB’ TZ’I’
GUATEMALA, 01 DE SEPTIEMBRE, DEL 2.016

Archivos