Por el derecho a defender nuestros derechos

A tajo abierto

Gianni Gabriel Converso, cineasta uruguayo-canadiense, proyectó en el Congreso del Perú su documental “A tajo abierto”, sobre la realidad de la minera Yanacocha en Cajamarca.

El Centro Cultural de la Universidad Católica se ha negado a proyectar una película. “Nos dijeron que no se podía tocar temas mineros”, dice el director del documental “A tajo abierto”, el uruguayo-canadiense Gianni Gabriel Converso. Como se ve, la censura también comienza por los ambientes culturales.

¿Pero qué tiene de especial este documental? Pues el mensaje antiminero y medioambiental de los pobladores de Cajamarca, luego de que sus tierras, sus aguas y sus animales, y ellos mismos, hayan sido contaminados con mercurio, cianuro, arsénico, metales pesados y demás productos tóxicos. “Entrevistamos biólogos, geólogos, mineros, ingenieros, y gente que ha estudiado la calidad de las aguas”, dice el cineasta.

ATajoAbierto

VACAS CON PLOMO

—¿Y qué le han dicho?
—Que hay plomo en la producción láctea de las vacas, arsénico y mercurio en los peces del río Jequetepeque, muertes masivas de truchas en quebradas como Llaucano. El geólogo minero Steve Blobget nos informa sobre los problemas graves de drenaje de ácido de roca. Los problemas con la minería de tajo abierto siguen mucho tiempo después de que los mineros han agotado el oro.

—¿Por qué le interesa Yanacocha?
—No me interesa Yanacocha exactamente, sino que como cineasta o investigador, nos interesan las historias que llevan los mensajes de justicia o un ideal. Me enteré que en el Perú los pueblos nativos siguen siendo tratados como ciudadanos de segunda clase. El documental trata de los temas sociales en Cajamarca. No hay herramientas democráticas para que Cajamarca decida su futuro. Y la encuesta de Apoyo sobre el tema Conga es una prueba más de que el Gobierno Central está imponiendo un modelo de desarrollo en Cajamarca. Tratamos el tema de las audiencias públicas: no hay consulta a los campesinos; los proyectos se aprueban en Lima. Y todo esto genera, en el documental, un alto grado de conflicto social en Cajamarca.

De viaje por el Perú
El documental “A tajo abierto” surgió, literalmente, en el camino. Gianni Gabriel Converso estaba de viaje por el Perú, en ruta hacia Iquitos. Nunca llegó. Antes, en la carretera, vio un grupo de personas en protesta y se bajó a investigar. Era un paro de carreteras hecho por los campesinos de Cajamarca, en el año 2005.

“Iba a Iquitos en busca de una historia, abierto a ver qué encontraba”, dice el cineasta: “Bajé y pregunté y en ese momento, a través de los campesinos, me entero de la existencia de Yanacocha”.

Una historia fascinante
Fue en ese momento que encontró la historia que estaba buscando. Yanacocha utiliza cianuro en sus operaciones y grandes cantidades de agua para extraer un oro que es prácticamente microscópico. Se remueve grandes cantidades de tierra por cantidades mínimas de oro. Era una historia fascinante. Con ella obtuvo premiaciones. Ha sido mostrada en diferentes festivales en Canadá, Estados Unidos, México, ahora el Perú, en unos meses, en Etiopía. Con esa historia ganó el premio Accolade, Premio al Mérito, en California (EE.UU.). Esta es su ópera prima.

“El común denominador de este tipo de minería son graves acusaciones de impacto al medio ambiente y conflicto social. La minería no ha tenido un impacto positivo en la economía de Cajamarca. Ha afectado a las economías que rodea a la mina, como la agricultura o el turismo. Muchas veces a uno le da la impresión de que el Perú sigue siendo un país muy racista, como que hay una indiferencia de parte de una Limacentralizada con las demás poblaciones”.

Yanacocha sabe que envenena a sus mineros
Lo más indignante que se encontró durante la filmación fue la prueba de que los niveles de contaminación en los mineros de Yanacocha superan los estándares internacionales y llegaron al punto del envenenamiento.

—¿Yanacocha sabe que envenena a sus trabajadores?
—Durante la filmación encontramos documentos internos de Yanacocha y Newmont, con exámenes de sangre y orina de los trabajadores de Yanacocha. Estos eran récords médicos, confidenciales, que revelaban niveles altísimos de mercurio. Y que no han sido revelados a los trabajadores. Los niveles son de envenenamiento.

Una de las minas de oro más ricas del mundo había comenzado a destruir años de documentación. Eran documentos de los años 90 y los estaban botando junto con otros documentos. “¿Qué había en ese galpón? Debimos ser rápidos y buscar silenciosamente esperando no ser vistos”, se escucha en una parte de la narración en el documental.

“Intoxicación por mercurio que causa daño cerebral al sistema nervioso y la psicomotricidad. Muchos de los niveles de mercurio revelados de estos documentos oscilan entre 300 y 900 partes por millón y algunos en miles. Los documentos son manejados por los máximos ejecutivos de Yanacocha”, dice Gianni Gabriel Converso. “Nos interesan los movimientos que están prohibiendo este tipo de minería, incluyo a la República Checa, Costa Rica, los Estados de Montana y Wisconsin en los Estados Unidos… Creo que hay un movimiento que se está dando cuenta de que inclusive desde el punto de vista económico, los daños ambientales sumados a los conflictos sociales, dan en el mundo un saldo negativo. Hoy salió en el periódico que Cajamarca tiene el doble de pobreza extrema que el resto del país; y tiene una mina”.

http://www.diariolaprimeraperu.com/online/especial/la-verdad-a-tajo-abierto_130484.html

Archivos